Una vez explicado porqué la Energía Geotérmica es el sistema más eficiente para la climatización de edificios y cómo funciona la refrigeración mediante suelo radiante refrescante, continuaremos analizando la otra modalidad de sistemas de distribución secundario: el fancoil

La palabra fancoil viene de las palabras inglesas fan (ventilador) y coil (bucle) en alusión al circuito cerrado de agua en el que se basa. A pesar de que el fancoil emite aire frío o caliente,  en nuestro caso se trata de un sistema agua – agua ya que su funcionamiento consiste en hacer circular el agua que proviene del campo de captación geotérmico, a través de la bomba de calor geotérmica, hasta un circuito cerrado de agua que, a su paso por el fancoil, enfría o calienta el aire impulsado por un ventilador integrado en el mismo.

El fancoil también se puede utilizar en sistemas de aerotemia aire – agua aunque, como vimos en otro artículo, su eficiencia energética disminuye notablemente.

 

fancoil fancoil2

 

 

 

 

 

 

 

El uso de fancoil obliga a climatizar los espacios desde un punto concreto, en lugar de hacerlo de manera uniforme a lo largo de todo el espacio como en el caso del suelo radiante.  Por lo tanto, necesita alcanzar temperaturas del agua de 45º C y 7º C para calefacción o refrigeración respectivamente, frente a los 35ºC y 18ºC del suelo radiante, con lo que su eficiencia energética disminuye.

No obstante, el fancoil es más eficiente que una bomba de calor tradicional aire – aire y por supuesto mucho más que un radiador de baja temperatura (que además tiene que alcanzar una temperatura del agua de 65ºC para calefacción) puesto que, mientras estos últimos funcionan por convección, el fancoil trabaja por tiro forzado. Es decir, la consola aire-aire sólo emite aire frío o caliente (en el caso del radiador, calienta el aire) de manera que el aire de la habitación circula por la propia inercia de su diferencia de temperatura a lo largo de toda la habitación. Por el contrario, el fancoil “fuerza” la circulación del aire absorbiéndolo por una abertura y emitiéndolo después tras haberlo hecho circular por el circuito de agua refrigerada. De esta manera, la temperatura de confort se alcanza mucho más rápidamente, aumentando la eficiencia energética.

SONY DSCvivienda costahotel

 

Sin embargo, en determinados casos, el estudio de las necesidades de cada instalación recomienda complementar, o incluso sustituir, el suelo radiante refrescante a pesar de su mayor eficiencia energética. ¿Cuándo es recomendable utilizar fancoils?

– En la climatización de grandes volúmenes, como centros comerciales o grandes espacios de oficinas, el suelo radiante suele no ser suficiente para satisfacer toda la demanda energética del edifico, por lo que se recomienda complementarlo con fancoils.

– En zonas donde la humedad relativa del aire es muy elevada, el suelo radiante puede producir condensaciones no deseadas, por lo que en ocasiones es recomendable sustituirlo por fancoils.

– El suelo radiante, por la baja temperatura a la que trabaja, requiere alcanzar cierta inercia térmica para su correcto funcionamiento. Por lo tanto, en edificios que no van a ser usados continuamente, como segundas residencias u hoteles con alta estacionalidad, y que necesitan alcanzar la temperatura de confort rápidamente, puede ser recomendable el uso de fancoils.

– En edificios ya construidos, donde no es posible o no se desea la instalación de suelo, pared o techo radiante refrescante, puede ser utilizado el sistema de fancoils.