Ejemplos de Geotermia en la práctica


La Geotermia de baja temperatura, también conocida como geotermia de baja entalpía o geotermia solar, es completamente diferente de los sistemas geotérmicos de alta temperatura puesto que éstos sólo se dan en determinados puntos del planeta, donde existen condiciones especiales de actividad tectónica.

En este tipo de yacimientos se aprovecha la energía remanente en el interior de la tierra para producir energía eléctrica. Son las conocidas como centrales geotérmicas. Al contrario, la geotermia de baja entalpía puede ser aprovechada prácticamente en todo el planeta, donde las condiciones del terreno lo hacen posible.

 

Las instalaciones que se han realizado en nuestro país son de todo tipo: desde viviendas unifamiliares o casas rurales aisladas, hasta edificios plurifamiliares o de oficinas en la ciudad, edificios de uso público como residencias de tercera edad y auditorios, o granjas y naves industriales. Las sondas geotérmicas varían desde varios tubos de pocos metros (6 perforaciones de 10 metros), hasta pocos pozos pero más profundos (aprovechando a veces pozos existentes y bajando, por ejemplo, hasta 190 metros). Esta diversidad demuestra la versatilidad de los sistemas geotérmicos. En el caso de casas aisladas, por ejemplo, normalmente se dispone de una gran cantidad de suelo que permite realizar una instalación geotérmica con circuito horizontal a menor coste, sin perjuicio de las posibles mermas en el rendimiento del sistema y los condicionantes en el uso del terreno al tratarse de sistemas mucho más superficiales. Teniendo en cuenta los precios del gasoil u otros combustibles, los costes de transporte hasta el edificio y de mantenimiento (nulos en la climatización por geotermia) y la eficiencia energética del sistema geotérmico, pese a suponer una inversión inicial considerable, a medio plazo la energía geotérmica de baja temperatura es indudablemente la opción más económica.

Además, hay que destacar que en numerosas construcciones, en muchos casos cuando se realiza cimentación por pilotes es posible aprovechar las perforaciones verticales, eliminando casi uno de los costes más importantes del sistema geotérmico, al incluirlo en los requisitos habituales del edificio. Se trata de los denominados pilotes termo-activos.

 

Existen proyectos de climatización por geotermia realmente excepcionales. Más allá de que cada vez más particulares, empresarios e instituciones públicas que apuestan por aprovechar la energía geotérmica del subsuelo, por ejemplo para la climatización integral de espacios como un mercado municipal o una biblioteca, también son interesantes aplicaciones como el caso de una universidad que utiliza la geotermia solar para mantener unas condiciones de temperatura constantes durante todo el año en la sala del ordenador central e incluso para aprovechar el calor producido por el propio ordenador para calefacción en invierno.

Incluso, dado el bajo consumo que realiza la bomba geotérmica, esta se podría alimentar mediante paneles solares fotovoltaicos, de modo que entonces el sistema se convertiría en totalmente autónomo, eficiente y renovable.

La energía geotérmica lleva ya mucho camino recorrido. En 1950 en Estados Unidos se patentó por primera vez una bomba de calor geotérmica, y sistemas de este tipo se llevan utilizando de manera extensa en Norteamérica, Japón, Suiza, Alemania o Suecia desde hace más de tres décadas. Se trata del sistema más eficiente, ecológico y económicamente viable para conseguir confort en la vivienda. Lo que sin duda es cierto que la climatización con bombas de calor geotérmicas es una nueva oportunidad para reducir el gasto energético y las emisiones de CO2 asociadas a las viviendas.

En el siguiente video puedes conocer con más detalle algno ejemlos de instalaciones geotérmica